Reservas naturales de El Salvador

Las reservas naturales son áreas protegidas, seleccionadas por sus rasgos geológicos, belleza natural o un interés científico, así como zonas que preservan la flora y fauna que se considera un patrimonio cultural.

En El Salvador, la riqueza natural de las tierras se aprecia en áreas resguardadas del deterioro medioambiental de este modo, y el conocimiento de sus ubicaciones en la extensión del país es de vital importancia para un espíritu aventurero.

La fauna y la flora se preservan y se explora

En El Salvador, el número de áreas protegidas alcanza 117 zonas naturales que gracias a las leyes y rutinas de cuidado y mantenimiento que ha aportado el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN), cumpliendo importantes objetivos de preservación ante la deforestación, contaminación e incendios forestales que pueden causar daños irrecuperables en el ecosistema.

Dentro de estas reservas naturales, los salvadoreños y turistas se pueden permitir conocer la biodiversidad, realizar exploraciones familiares o excursionismo acampando o visitando miradores y disfrutar de las bondades de la naturaleza en bellos paisajes entre los que se encuentran parques nacionales como El Imposible, Montecristo o Los Volcanes.

Protección del hábitat animal

Los arrecifes, lagos, ríos, volcanes y zonas verdes de El Salvador son un patrimonio lleno de especies animales de amplia diversidad y cuidado de animales en peligro de extinción.

El parque nacional El Imposible es conocido como el reservorio de la mayor biodiversidad de El Salvador, donde se encuentran al menos 100 especies de mamíferos, casi 300 especies de aves y 500 especies de hermosas mariposas.

El cuidado de animales en peligro de extinción es manejado por la Fundación Refugio Salvaje, que inició su proceso de pre-apertura en 2012 y vela por estas especies en cuanto a su nutrición y seguridad ubicándolos en áreas similares al de su hábitat natural.

Es un área abierta al público como un parque en la cual también se busca instruir a los habitantes de la importancia de la preservación de su fauna y el respeto por otros seres vivos. Su santuario se encuentra en 220 manzanas en Jayaque y posee a su cuidado más de 100 ejemplares de 30 especies.

Turismo en las reservas naturales

Localidades reconocidas, preservadas por el gobierno o privadas, lo que importa al turista es acceder a áreas y parques con características únicas, llamativos paisajes y posibilidad de actividades de entretenimiento.

El arrecife Los Cóbanos, bosque de Chaguantique, Barra de Santiago, golfo de Fonseca, El Pital, complejo Taquillo, Los Andes, Parque Nacional El Boquerón, Parque Nacional Los Volcanes y Cerro Verde son frecuentemente recomendados.

Lo importante para el turista es informarse de los sitios correspondientes a las actividades deseadas, ya sea senderismo, miradores, exploración de flora y fauna, apreciación de orquidiarios, camping o relajarse nadando en lagunas o ríos; es sencillo encontrar información concreta del paisaje de cada parque, actividades, clima y accesibilidad.

Llevar una vida en contacto con la naturaleza debe permitirse para reducir el estrés de la vida urbana, fomentar el bienestar y compartir en familia.

Es por ello que los reservorios naturales son un espacio para la protección del ambiente y del ser mismo, las cualidades naturales representan una invitación al turista de disfrutar de las áreas repletas de vida que puede ofrecer El Salvador.


También podrías leer...

Deja un comentario

free contador