Causas de la guerra civil en El Salvador

Las causas de la guerra civil en El Salvador son variadas y numerosas. El conflicto bélico interno que se desarrolló entre 1980 y 1992 dejó un saldo de 75.000 muertos y desaparecidos.

Las víctimas, mayormente civiles, sufrieron violaciones, torturas, secuestros, lesiones y homicidios.

Crisis política

Una de las causas de la guerra civil en El Salvador fue la crisis política que padecía el país desde su liberación de la corona española.

Sufrió varios fracasos en su idea de formar una federación con el resto de los  países centroamericanos. Después de dos décadas, en 1841, estableció su primera Constitución.

Pero la paz fue breve. La rivalidad entre los liberales y conservadores era fuerte. Los primeros obtuvieron el poder definitivo en 1871, por lo que el gobierno pasaba de terrateniente en terrateniente.

Rafael Zaldívar en 1882 dictó la abolición de la propiedad comunal y ejidal. Esto creó una concentración en la tenencia de la tierra y fue otra de las causas de la guerra civil en El Salvador en el siglo XX.

La bota militar

Desde 1931 hasta 1979, el país fue gobernado por mandatarios militares. Los gobiernos civiles duraban poco en el poder, ya que eran derrocados. Esto provocó una insurrección del campesinado y del pueblo indígena.

Esta fue otra causa de la guerra civil en El Salvador, porque el conflicto dejó un saldo de 30.000 muertos y aumentó las tensiones sociales.

1970, el año nefasto

Para la década de los 70, El Salvador era una olla de presión. No había libertades y las diferencias entre ricos y pobres era gigante.

Entonces, del sector comunista surgieron las Fuerzas Populares de Liberación Farabundo Martí (FPL). Como respuesta, el ejército gubernamental organizó la Fuerza Armada de El Salvador (FAES).

Ambos bandos se enfrentaron durante muchos años, derramando la sangre de inocentes civiles.

Aunque el conflicto terminó gracias a los acuerdos de paz, la memoria perdura. Actualmente, muchos salvadoreños consideran que lo que provocó la guerra todavía permanece en la sociedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *